CIRCUITO SANTIAGO INDUSTRIAL Y OBRERO: LA CULTURA BARRIAL PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE

#Turismo sustentable

#Independencia

#Santiago

#San Bernardo

#Patrimonio industrial

Objetivo general:

Establecer un circuito turístico cultural sustentable vinculado al patrimonio industrial y obrero de tres comunas de la zona norte, centro y sur de la Región Metropolitana; barrio los Carmelitas (Independencia), San Eugenio (Santiago), y San Bernardo Ferroviario (San Bernardo).

Objetivos específicos:

1.- Establecer  redes interbarriales entre los diversos actores vinculados al circuito turístico, vinculando a la ciudadanía y distintos actores del sector público vinculado a lo cultural.

2.- Difundir el valor patrimonial arquitectónico, urbano y social presente en estos tres territorios.

3.- Producir material impreso de difusión del circuito turístico para su distribución de manera gratuita en actores locales y de la industria turística.

4.- Realizar los primeros recorridos barriales turísticos patrimoniales de manera motorizada (bus).

 

Equipo de proyecto:

Catherine Valenzuela, Licenciada en historia PHD Universidad de Chile. Ha realizado investigaciones y realizado publicaciones sobre la historia social de los obreros ferroviarios.

Luis Rojas, Arquitecto UCEN, Magíster en Desarrollo Urbano IEUT UC, Diploma de Postítulo de Gerencia Pública U. de Chile y Diplomado en Patrimonio UC. Desde 2011 trabaja en torno a la gestión cultural Obrera y Ferroviaria. Fundador Rescata.

María Fernanda Kauak, Diseñadora gráfica de la Universidad de Chile, activista e ilustradora. Miembro Rescata.

Andrés Barroso,  Periodista Universidad de Concepción, MBA y Magister en Comunicación Estratégica UDD.

El crecimiento de la ciudad de Santiago en torno a la actividad industrial, se ha realizado a través de la migración campo-ciudad, el crecimiento de la industria y la actividad comercial formal e informal en torno a nodos comerciales, ha ocasionado el aumento de la edificación urbana en todo su sentido. La llegada del ferrocarril y la construcción de la vía férrea, en el siglo XIX, ocasionó que los barrios conformados a través de las actividades comerciales,  contuvieran estaciones y maestranzas otorgando la expansión de la urbanización. Las maquinarias instaladas en los talleres comenzaron a generar la construcción de viviendas para los trabajadores y el incremento de estas zonas industriales en el siglo XX. Una de las zonas más antiguas de este proceso, es la zona industrial de San Eugenio, que  se vio frenado por la crisis del petróleo de 1973 y el aumento del precio del crudo,  frenando la actividad económica del barrio.

El antiguo Ferrocarril de Santiago, denominado de cintura y su conexión de norte a sur, contiene un importante patrimonio cultural industrial y obrero, representado en barrios conformados por industrias, viviendas y espacios públicos que han estado vinculados a la producción de bienes y servicios como los barrios Las Carmelitas, San Eugenio y San Bernardo Ferroviario en las comunas de Independencia y  Santiago, respectivamente.

Para algunos autores el ferrocarril de cintura marcaba un límite entre el paisaje urbano industrial y rural de la región metropolitana, basado principalmente en el intercambio de la actividad productiva de intercambio de productos. Las estaciones que se encontraban hacia el barrio Yungay y Providencia escapan del dinamismo asociado a la industria, en una primera etapa, ya que esta relación se modifica en la entrando a la mitad del siglo XX, al transitar  por zonas más pobladas de la ciudad, en dónde se construyeron poblaciones residenciales, pero no consolida una red ferroviaria de transporte de pasajeros en la ciudad, es de carácter industrial, a pesar de la política pública que apuntaba al crecimiento de las líneas para el transporte de pasajeros. La nueva Estación Ñuñoa, viene a servir de eje industrial de la zona poniente.

El turismo es un importante elemento para el desarrollo económico de territorios que se encuentran en procesos de deterioro y obsolescencia, como son los paisajes industriales y barrios obreros. Estos tres territorios, -de interés para este proyecto-, no han sido promovido como un circuito turístico, limitando con esto las posibilidades de desarrollo de las comunidades locales. Hasta ahora han sido abordados de manera independiente, solo como materia de estudio desde el mundo académico, incorporando escasamente a los rubros del comercio, gastronomía nacional/migrante y artesanos propios de los barrios, no existiendo por tanto, instancias que aborden la herencia cultural como instrumento para el desarrollo local, y la puesta en valor del entorno barrial, para detener el proceso de deterioro que se presentan en estos lugares.  En estos procesos de activación, la participación de la comunidad es fundamental, por lo que promover acciones de asociatividad y brindar herramientas teóricas es una gestión necesaria y relevante.

 

Actividades y fotomontaje de la guía turística patrimonial a distribuir de manera gratuita con los resultados del proyecto.

 

 

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *